sábado, 3 de noviembre de 2007

Hubo un tiempo en que mis únicas pasiones eran la pobreza y la lluvia.

Ahora siento la pureza de los límites y mi pasión no existiría si supiese su nombre.

Antonio Gamoneda - Libro del frío

Vigilo los mediocres respiros de media docena de tejados huecos. Entre la incertidumbre por la pérdida de esta torre de babel preñada de indefensiones. Paso página cada madrugada a eso de las cuatro y media, hora local, cuando la membrana de la vigilia se rasga a pocos centímetros del suelo y, por fin, entre tanto silencio, acabo comprendiendo al mar.He envejecido, tú también. Dentro de mí. Ya no existe ciudad alguna que se diferencie tras el láudano de tu lengua. Miro a mi alrededor, y las calles, las palomas moribundas arrinconadas a la espera, la lluvia que desangra tu voz por desagües iluminados con el reflejo rojizo de las balizas en los áticos de Tokio, desmadejan mis recuerdos. Es extraño atravesar los restos de un naufragio a cuatrocientos kilómetros de la costa, mientras fotografío en el metro rodeado de aquello de lo que generalmente solo se habla en susurros, amando las pérdidas, encontrado en los sótanos de turbia luz, infame, el arriendo de todas las noches, gota a gota… Una mesa del Rock Palace, tras un paseo nocturno por las fronteras de la estación de Atocha, descamisando tus botellas de cerveza con las que fabricabas barquitos que naufragaban sin botadura mientras me fascinaba el brillo húmedo de tus labios. Preguntándome en silencio cuanto me iba a pesar el día que todo quedase en el fondo de ese mar del que solo me restan treinta minutos para, una noche más, volver a comprender.

3 comentarios:

MAYA dijo...

Idem.

Maya

Huayat dijo...

Yo llevo miles de noches con luciérnagas sin comprender , pero lo bueno es : Teniendo ganas de vivir , salud-os de su perro amigo .
Ah y que habrá pasado con el blogg " Golpeando la pared de Maya " , he tratado de entrar y no se encuentra y en " Ciudad Nostálgica " no se puede hacer comentarios .

vamlestad dijo...

me he quedao sin palabras. pero estoy pensando...